Jornadas de socialización

¡¡No te puedes perder nuestras jornadas de socialización, donde aprenderás el lenguaje canino!!

Te proponemos ser un cazador de señales. Aquí aprenderás mediante la observación y el silencio, cómo se comunican nuestros perros. Es importante conocer a tu perro para evitar conflictos con otros perros o con el entorno.
Socialización es un término que significa habituación o amoldamiento a los elementos del entorno mediante la exposición a los mismos. Todas las especies animales han adquirido, por medio de la selección natural un espacio de tiempo para asimilar y aceptar lo que les rodea.

Después de éste periodo incrementarán, con su comportamiento la distancia con cualquier realidad a la que no hayan sido habituados usando los mecanismos de huida o agresión. No olvidemos la importancia de continuar con la socialización de nuestro amigo con otros perros, personas y entornos, al menos una vez a la semana para mantener engrasadas sus habilidades y destrezas sociales y seguir mejorando su comportamiento estable y equilibrado de por vida. Estos encuentros los mantienen activos mental y físicamente.

En el caso de los perros, el periodo crítico de la socialización se cierra entre los cuatro y los cinco meses de edad. Esto implica que tenemos un corto período de tiempo para exponer a nuestro cachorro al máximo número de elementos (tipos de personas, ruidos diversos, distintos ambientes, todo tipo de situaciones con las que vaya a convivir en el futuro) que nos sea posible, por supuesto, sin llegar a producirle un estrés negativo, para que de este modo se habitúe a ellos.

Por ejemplo, si un cachorro no ha recibido suficiente exposición a mujeres con sombrero antes de que finalice el periodo crítico para la socialización, aumenta el riesgo de que este perro al ser adulto se asuste o muestre conductas agresivas con las mujeres con sombrero. Esto es particularmente relevante ya que los perros son especialistas en la discriminación y una socialización apropiada a hombres y niños de dos años no garantiza una generalización a las mujeres o a niños de diez años. Por lo tanto es importante antes de que termine la etapa critica de socialización se toquen todos los palos, sobre todo con aquellas razas o individuos más sensibles y rebeldes o que reaccionan con facilidad. Esto implica exponer al cachorro al mayor abanico de personas posibles en términos de grupos, edades, sexo, constitución, color, formas de andar, etc…

Las experiencias deben ser positivas (juegos, premios, nada que les asuste) e incluir muchas caricias, contacto físico y actividad.

Las jornadas de socialización son en definitiva un momento especial donde conoceremos más a nuestro perro y donde él podrá disfrutar de una experiencia positiva, ya que este es el objetivo final. Conocernos y disfrutar.

Estas jornadas van dirigidas a guías y sus perros que:
1.- No pueden acceder a espacios seguros para que sus perros puedan ser soltados y que se relacionen con otros perros.
2.- No tienen tiempo para bajar pasear a sus perros por sus horarios prolongados de trabajo.
3.- Durante y después de la terapia de comportamiento deben seguir acudiendo a las jornadas de socialización.
4.- Que les apetezca estar y compartir un entorno de amigos y amantes de los perros.

¡¡Animate!! ¡¡Os esperamos!!
Gracias por querer entender a tu mejor amigo y compañero de vida

INFÓRMATE +34 606 166 876

Las Jornadas de Socialización son parte del programa de Educación
  • **
  • PREVIA EVALUACIÓN Y RESERVA / +34 606 166 876

Colaboradores

Fotos y vídeos trabajo

Tienda

Cuantas veces escuchamos este tipo de argumentos o quejas de algunos…

Las personas que humanizan hasta el extremo a sus mascotas suelen presentar carencias emocionales y afectivas. Otra situación que induce a la humanización son las adopciones ya que los dueños adoptivos desearían borrar o suplir el vacío y el dolor que les puede haber producido el abandono o un pasado complicado en estos casos se suele permitir y ceder ante ellos de forma excesiva como subir al sofá o dormir en la cama y para sus guías (propietarios) resulta muy complicado poner límites yendo asociado a una sensación de culpabilidad y de no querer “hacer daño” al animal.

El perr@ bolso!!

Las personas que humanizan hasta el extremo a sus mascotas suelen presentar carencias emocionales y afectivas. Otra situación que induce a la humanización son las adopciones ya que los dueños adoptivos desearían borrar o suplir el vacío y el dolor que les puede haber producido el abandono o un pasado complicado en estos casos se suele permitir y ceder ante ellos de forma excesiva como subir al sofá o dormir en la cama y para sus guías (propietarios) resulta muy complicado poner límites yendo asociado a una sensación de culpabilidad y de no querer “hacer daño” al animal.

Raquel, Alex y Mia – De 10!!!

Tras realizar él curso de iniciación para cachorros, con nuestra perrita Mía, solo tenemos palabras de agradecimiento para su instructor Carlos por su gran experiencia, y ser una magnífica persona, la forma tan profesional de impartir él curso y el excelente ambiente.